Pasar al contenido principal

Título

5 datos sobre los niños y las alergias a mascotas

A los niños les encanta tocar los animales, incluso más que a los adultos. Pero tienen mayor exposición a los alérgenos de las mascotas que sus padres. Aquí encontrarás consejos importantes para ayudar a controlar las alergias de tus hijos a las mascotas.

1. Reduce la caspa

Las glándulas de la piel de las mascotas producen una sustancia que mantiene sus pelajes en buen estado. Pero esta sustancia también contiene una proteína que se seca y se descama con la piel muerta. Para reducir esta caspa, asegúrate de tener buenos hábitos de aseo con tu mascota. Esto incluye baños y cepillados frecuentes.

2. Reduce la saliva

Cuando tu hijo toca un animal, la proteína de la saliva que se adhiere al pelaje cuando la mascota se lame también puede causar una reacción. Para reducir los alérgenos, asegúrate de peinar y bañar bien a tu perro.

3. Áreas de dormir separadas

Aunque a los niños les encante acurrucarse con tus mascotas por la noche, una mejor opción es acostumbrar a las mascotas a dormir en su propia cama. La caspa quedará en la cama y tú puedes lavarla fácilmente en la lavadora. También debe estar en otra habitación.

4. Vigila las reacciones

Asegúrate de vigilar bien a tu hijo para ver si desarrolla alergia a la mascota.

5. Protégete de los alérgenos ocultos

Como el pelaje, los alérgenos pueden permanecer semanas en las alfombras. También pueden estar en el aire por hasta seis meses, incluso después de la ausencia del animal. Asegúrate de identificar las mascotas que han vivido en tu casa, así como las mascotas que vivan en las casas que tu hijo visita.