Pasar al contenido principal

Buscar

Título

Cómo preparar tu jardín para el verano

La primavera ha llegado al jardín y con ella aparecieron las tareas importantes para hacer para prepararse para el verano. Aquí encontrarás una lista de cosas para hacer en el jardín para asegurar que tus plantas estén felices y saludables durante todo el verano y en los meses fríos.

1. Prepara la tierra

Según el área en la que vivas, el agua tal vez haya compactado la tierra de tu jardín durante el invierno. Utiliza una horquilla para dar vuelta la tierra y luego empareja con un rastrillo. La tierra buena es la clave para mantener las plantas en buen estado y está en la época del año para mejorar la tierra de su jardín. Para saber qué añadir al suelo, abono, fertilizantes, turba, vermiculita o cualquier otro material, haz una prueba con kit casero.

2. Coloca tutores para plantas

Para los vegetales que crecen para arriba (como los tomates y frijoles), asegúrate de tener los tutores apropiados y suficiente espacio para que extenderse y para que no invadan otras plantas. Para las verdaderas trepadoras, asegúrate de tener un sistema de espaldera. Utiliza bambú u otras estacas para las plantas como los pimientos que no escalan pero que necesitan sostén. Consejo: la cinta de velcro económica puede ayudar a sostener las plantas y se quita con facilidad.

3. Siembra semillas y plantas de ambientes cálidos

Alterna entre las semillas de lechuga y espinaca resistentes al calor cada dos semanas para que tu jardín produzca todo el tiempo lo suficiente para las ensaladas. Otras plantas resistentes al calor son los pimientos, berenjenas, tomates y albahaca. Asegúrate de eliminar las plantas que han "florecido" o que han crecido demasiado alto. Según el lugar en el que vivas, planta también vegetales resistentes al frío como cebollas, patatas, alcachofas y calabazas para que estén listas para el otoño.

4. Poda lo que olvidaste

Si no recortaste tus árboles frutales en invierno, pódalos ahora con las tijeras de podar antes de que los brotes comiencen a florecer. De lo contrario el árbol puede estresarse y dar pocas frutas o ninguna.

5. Saca tus semillas

Para entonces, las semillas que crecieron en interiores deben ser buenos brotes jóvenes. Según el área en la que vivas, puedes sacarlas ahora por primera vez. Recuerda aclimatarlas. El sol fuerte de la primavera quemará los brotes jóvenes y los cambios de temperatura los afectarán. Sácalas por algunas horas todos los días y déjalas cada vez más tiempo afuera antes de trasplantarlas a tu jardín.